Buscar
  • Rebeca Gomez

Si te lo tengo que pedir (pedir sin pedir) II



Hace un año escribía esta entrada en el blog acerca de pedir. ¡Como nos cuesta a veces pedir! Y es algo bastante universal: unes porque "no necesitan", otres porque "no merecen", otres porque "van a ser rechazadxs"...


¿Qué nos lleva hasta esa situación? La respuesta es muy compleja y no es universal, asi que no voy a dar respuestas simplistas aquí. De lo que sí quiero hablar es de qué nos puede sacar de ahí. Obviamente si no pedimos lo más probable es que no obtengamos nada: Quien sabe de nuestras necesidades somos nosotres mismes, nadie más. Si realmente quiero ir a ver una exposición con alguien tiene más sentido que llame o mande un mensaje que quedarme esperando que algxn amigue iluminadx se le ocurra llamarme para proponerme ese plan. Lo mismo pasa con una cena romántica, con una salida de fin de semana....


Pedir sin pedir 1: Dar

Una de las maneras de pedir sin pedir es dar: doy cosas a cambio de otras. Soy muy servicial, por ejemplo. Ayudo mucho a mis compañeros de trabajo, a mi pareja, a mis amigues. De esta manera yo creo que ellxs me devolverán el favor cuando yo lo necesite. Tengo un saldo a favor.

¿Por qué no funciona? Porque si no es abierto este intercambio sólo existe para una de las partes y por tanto la otra ni siquiera sabe que ha adquirido una responsabilidad a cambio de algo.


Pedir sin pedir 2: Victimizarse

Podemos mostrar una imagen de nosotrxs que es débil: es que a mi esto no se me da bien, yo no puedo hacer lo otro, nunca me enseñaron, yo no tengo fuerza suficiente....

Me encantaría caminar más pero si voy sola al bosque me voy a perder, para que nos digan: ¡pues ya te acompaño!

Buscamos la protección del otrx pero sin pedirla: "Me gustaría ir a caminar contigo" o "me gustaría ir a caminar pero no quiero ir sola, ¿me acompañas?"

¿ Porque no funciona? Porque puede acabar creando una excesiva presión en el otrx que deja de ser una amigx para ser una figura paterna/materna, haciéndose cargo de notrxs en lugar de tener una relación de iguales.


Pedir sin pedir 3: Crear una necesidad en el otrx

"Creo que esta peli te va a encantar, es muy de tu estilo, si quieres te acompaño al cine." He visto un restaurante nuevo, ¿quieres ir a probarlo?"

En lugar de decir que a nosotrxs nos apetece algo (quiero ir a comer fuera) le ofrecemos esa posibilidad al otro para que nos acompañe. Si nos movemos desde aquí nos pasamos la vida buscando excusas para que al otrx le apetezca hacer lo que nosotros queremos, vendiéndole la idea, pero nunca expresando claramente lo que deseamos.

¿por qué no funciona? Porque es muy cansado, porque acabamos por no mostrarnos nunca y el otro nunca nos conoce, porque evitamos ser nosotrxs mismxs.


¿Cual es tu manera de pedir sin pedir?




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo