Buscar
  • Rebeca Gomez

Pues no sé a vosotros, pero a mi me está costando volver a la “normalidad”


David - Covid


Cuando nos obligaron a confinarnos, me costó adaptarme a la nueva situación, parecía normal que no me supiese adaptar, al fin y al cabo era algo impuesto. Y ahora que empezamos a poder salir, a poder ver a amigos y familiares, que empiezo a recibir a gente en la consulta, en el centro… pues tampoco me acabo de adaptar.


Y es que los cambios no son fáciles de digerir, y aunque una tenga ganas, cuando llega el momento no es tan fácil como debería ser, no es fluido ni parece que lo esté disfrutando.


Yo estoy despistada y aún no sé que me toca hacer. El nuevo ritmo no llega con la facilidad que lo había anticipado. Y no siento la alegría de poder desplazarme más o menos libremente por la ciudad.


Cosas a tener en cuenta:


Expectativas: Si hemos imaginado cómo sería, qué haríamos, cómo nos íbamos a sentir, es más difícil que la realidad se adecúe a nuestra imaginación y por tanto menos satisfechos nos sintamos. Las cosas suceden con su propio ritmo e intensidad, es mejor no anticipar para así no juzgar la experiencia en el momento que la tenemos.


Ritmo: Cada uno nos manejamos con un ritmo diferente. Aceptar que voy más lenta y que necesito tiempo para adaptarme puede ser otra herramienta en este momento de cambio. Sin prisa y sin pausa. Cada día un poco y si me tengo que parar a descansar lo acepto y lo hago.


Entorno: El entorno ha cambiado también, nuestros amigo, conocidos, familiares han pasado cada uno por su experiencia del confinamiento, así que puede ser normal que los primeros encuentros no sean como hemos pensado. Es un buen momento para expresar también qué nos ha pasado durante los días de encierro y escuchar a los demás


Paciencia y aceptación parecen las únicas recetas que se me ocurren para este momento.


Déja tus comentaríos o ponte en contacto conmigo si necesitas alguna cosa


T. 606190101

21 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo