Buscar
  • Rebeca Gomez

Perder el tiempo

Actualizado: 7 jun



"Es que no quiero perder el tiempo" decimos, como si el tiempo se pudiera perder o encontrar o aprovechar o matar. Porque el tiempo es oro.


El tiempo lo podemos dedicar a muchas cosas, a leer, a trabajar, a estar con nuestras hijes, a descansar, a jugar, a conversar... pero nunca es tiempo perdido porque de alguna manera ese tiempo sirvió para algo. Lo que pasa es que a veces no sirvió para lo que creímos que iba a servir.

Si dedico mucho tiempo a preparar una comida y luego no gusta, si tengo una cita con una persona que luego me rechaza, si dedico una hora a explicarle a mi sobri matemáticas y luego suspende... entonces he perdido el tiempo. Pero lo cierto es que no lo perdí, lo invertí en cocinar, conocer a alguien, ayudar o conectar con una persona.


El tiempo se usa, para lo que cada uno decida en cada momento y si me puedo responsabilizar del uso que le doy a mi tiempo, nunca podré decir que lo perdí. Si dedico un par de horas a una cita en la que me doy cuenta de que esa persona no me gusta o la otra persona se da cuenta de que yo no le gusto, ¿cómo va a ser eso perder el tiempo? ¿de qué otra manera se puede llegar a saber si conecto con el otro?

Así puedo decidir que dedico dos horas a charlar con una amiga, o media hora para jugar a algo que me distraiga, una hora a chatear con un ligue de Tinder o tres horas a ir de compras con mi madre.

Pero si lo que siento es que me han obligado a ir de compras, que me han utilizado para desahogarse, o me han engañado fingiendo interés, entonces ya no me estoy haciendo responsable de mis decisiones y por tanto me quedo con esa sensación de que "he perdido el tiempo"


A mi gato, que se pasa horas mirando al infinito, nunca lo vi con la sensación de perder el tiempo.





36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo