Buscar
  • Rebeca Gomez

El ego es un gato


¿qué soy qué?

Lxs que tenemos gates sabemos de esa costumbre tan suya de andar a tu lado y adelantarte entre las piernas, lo que provoca un tropezón, o bien con él o bien contigo mismx.

Por más años que hace que tengo gato me sigo tropezando con él. Y así pasa con el ego, esta una tan tranquila y se cruza con alguien, o te llaman, o te mandan un whasapp... et voilà! salta el resorte que hace que te vuelvas a tropezar con el ego (carácter, coraza, personaje....)


Pero ¿cómo puede ser que me ponga de tan mala leche? ¿qué hace que me invada esta tristeza (o furia, o llanto, o yoqueséqué? El ego, la sombra... esa parte de nosotros que quedó dañada, vulnerable y que vuelve una y otra vez, como el gato entre las piernas, y nos hace tropezar.

Si las mismas situaciones hacen que me enfade, si lo mismo me saca de quicio, me pone nerviosa, me provoca una reacción que es desproporcionada con el acto... será que tengo que mirar un poco más dentro para distinguir qué es lo que realmente me está pasando.


Por eso quizá escogemos parejas parecidas, trabajos parecidos, no podemos dar un cambio a nuestra vida aunque realmente lo deseamos... porque llegado el momento tropezamos otra vez con el mismo ego y volvemos a escoger el mismo camino, y si no lo miramos un poco más de cerca va a ser difícil que logremos finalmente no tropezar.





26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo