Buscar
  • Rebeca Gomez

Dependencia emocional



Creo, aunque igual me equivoco, que muches sabemos ya lo que es la dependencia emocional. Hay amplia información en internet y diría que es un tema que está "de moda".

El ser humano, en cuanto que mamífero, necesita del apego de les otres. Somos seres sociales y apegados: es necesario desde que somos bebés el contacto físico y psíquico con una otra persona. Eso es sano: compartir y estar en contacto nos hace estar seguros, nos produce calma interna, y nos permite ser curioses y explorar.

Pero hay personas que pasan de ese apego seguro (del que une puede prescindir si es necesario en un momento dado) a una dependencia emocional. Las raíces están en la infancia y en cada caso serán diferentes los motivos que nos pudieron llevar a esa excesiva dependencia. Pero el hecho que esté en la infancia y que tenga como protagonistas a las figuras materna y paterna (no necesariamente papá y mamá, si no las figuras que ejercieron) hace que sea probable que la dependencia sea con la pareja.

Unx niñe es dependiente, no puede valerse por si misme y puede morir si un adulto no está para cuirdarla. Una persona adulta necesita tener contacto íntimo con otres adultes: amigues, pareja, familia para apoyo, ayuda, acompañamiento. Pero no se muere si en un momento dado se encuentra sola porque puede sostenerse a ella misma y proporcionarse los cuidados necesarios para la supervivencia (tanto físicos como emocionales).


¿Qué pasa cuando eres dependiente? que te olvidas de ti misme y la pareja (o la persona objeto de tu dependencia) pasa a ser lo más importante: La sensación que tiene el/la dependiente es que si pierde a esa persona no va a poder sobrevivir. Como eso es un pensamiento ilógico no solemos tenerlo así de claro, pero sí tenemos claro que sin esa persona no vamos muy lejos. Podemos decir que la queremos mucho, que nos ayuda a ser mejores, que es un apoyo, que nos entiende mejor que nosotres mismes.... pero en realidad es que tenemos un miedo irracional a perderla.

Si eres una persona con tendencia a la dependencia, o crees que podrías serlo, atenta a estos comportamientos (sobretodo en el inicio de una relación de pareja)

- No hacer planes hasta tener los planes con ella resueltos (dejar la agenda libre por si me llama)

- Sólo hacer planes cuando sé que está ocupada (por ejemplo en el trabajo)

- Dejar todos mis planes en suspenso, por si acaso me llama: quedar con otres pero advertir que igual al final no vas a poder.

- Dejar que sea el otre quien proponga siempre. O adaptarme a sus gustos y proponer cosas que sé que son de su agrado.


Son comportamientos que lo que tienen en común es poner por encima de une misme la necesidad o deseo del otre. Dejo de hacer lo que me gusta, dejo de tener amigues, dejo de hacer planes en base a mi necesidad y conveniencia. Siempre todo lo que hago es poniendo en la foto al otre.

Toda mi vida pasa por el tamiz del otre, así que yo acabo por no tener una vida propia y ahí la dependencia es real: no tengo vida propia por tanto dependo del otre para tener vida.


Obviamente lo que no quiero decir es que no tengamos en cuenta a nuestra pareja, ¡claro que es necesario tenerla en cuenta! De la misma manera y en la misma proporción que nos tenemos en cuenta a nosotres mismes.


Aquí he puesto y he señalado algunos aspectos de la dependencia emocional enfocándome en la pareja, pero hay otras maneras de ser dependiente. Diría que existe una delgada línea entre la dependencia sana y la patológica y que esa es la línea que podemos buscar.

Donde el otro es un apoyo y un compañerx de viaje o donde nos anulamos por esa persona.



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo