Buscar
  • Rebeca Gomez

De expectativas y decepciones

Según la RAE

Decepción: 1. f.Pesar causado por un desengaño.

Expectativa: 1. f. Esperanza de realizar o conseguir algo.

2. f. Posibilidad razonable de que algo suceda.


A punto de ver la peli que me he montado en mi cabeza


Cuando algo o alguien te decepciona es porque había una esperanza, una posibilidad y por tanto al no cumplirse llega el desengaño. Y mi pregunta es: ¿cómo de real era esa posibilidad? Si compras loteria sabes que la posibilidad real de que toque es bastante ínfima, así que no nos desepcionamos mucho cuando no toca.

La peor parte de las expectativas y las decepciones suele ocurrir cuando las ponemos en otras personas. Hay expectativas de padres a hijos, de hijos a madres, de amigues, de parejas, de amantes, de compañerxs de trabajo....

¿qué habíamos imaginado en esa situación? ¿qué parte de esa fantasía era real? A veces creemos que las personas deben actuar de una determinada manera y eso nos hace decepcionarnos por que no cumplen nuestras expectativas. Quizás pensamos que los demás actúan como nosotros y al no hacerlo nos decepcionan.

"Es que mi compañera de trabajo debería haberme aydado con esa tarea" Esto implica que la persona imagina que la otra persona actuaría de una deteminada manera, sin saber ni siquiera si la otra persona conoce nuestra situación (que necesito ayuda), si la otra persona sabe hacer la tarea, si la otra persona tiene el tiempo de ayudarnos, o si quiere ayudarnos. Para evitar este quedarse a la espera y fantasear con que el otrx nos ayuda, lo mejor es decir, pedir. Necesito que me ayudes.

Otras situaciones nos llevan a imaginar vidas futuras: "mi hija será ingeniero aeronáutico" sin saber si le gustan las matemáticas, o volar, o las máquinas, o qué capacidades tiene... y así llega la gran decepción cuando la hija resulta que prefiere ser escritora.

O conocer a personas de manera virtual, chatear horas y horas y después encontrarnos que en el momento del encuentro esa persona no nos gusta o no nos atrae. ¡Qué chasco! Cuanto habíamos imaginado que no era real. Cuantas películas fantasiosas habíamos hecho en nuestra cabeza, que al no materializarse nos llevan inevitablemente a la decepción, la tristeza, la rabia.

Y ¿qué me decís de las vacaciones? Todo un año planeando que durante 15 días todo va a ser magnífico y va y se pone a llover, o me constipo o mi acopañante le duele la barriga o el restaurante está cerrado... ¡¡el horror!!!

Lo ideal sería no fantasear y vivir solamente en el aquí y ahora... peeeerooo ya sabemos que eso es muy, muy difícil, asi que podemos ver qué nos ha llevado hasta ahí, qué fantasías hemos tenido que no se apoyen en la realidad. ¿Hemos pedido lo que necesitábamos o esperamos que nos llegue por "adivinación"? ¿cuanto hemos fantaseado sobre la otra persona? Cuantas películas nos hemos montado en nuestra cabeza sin sustento en la realidad...

Ver que ha generado la expectativa y tenerlo en cuenta para una próxima vez.




24 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo