Buscar
  • Rebeca Gomez

Miedo a la vida



Haz que no parezca amor.


Que es lo que se lleva ahora.

Duelen tantas tripas en nombre de la libertad.

Tú dices libre y yo digo cobarde.

Cobarde todo aquel que no es capaz de comprometerse con el instante.

Cobarde todo aquel que no esté presente cuando el otro está desnudo y vulnerable.

Cobarde todo aquel que puso un límite desde el principio.

(texto de Roy Galán)



Hace años ya que leí este texto de Roy Galán (lo tenéis entero al final del post), llegó a mi sin buscarlo y me tocó en algún sitio.

Y aún de vez en cuando me acuerdo de él, como hoy, que lo he buscado y releído.

Cuánto miedo hay en el crear relaciones, en vincularnos. El vínculo nos hace vulnerables, pero es que no hay otra manera de vivir que no sea desde la vulnerabilidad. ¿O sí?


Bueno, sí que la hay, la que está descrita en el texto, por ejemplo. Pon distancia con la persona que te gusta, que no te guste mucho, que no se entere ni la otra persona ni tú. ¿Cómo lo haces? Cuánto esfuerzo y cuánta coraza hace falta para no sentir.

Poner distancia como método para evitar que pase nada real, lo que nos evitará sentir (dolor, placer, vínculo)

Lo que a veces pasa es que vemos que el otro siente algo (que puede ser que le caemos bien y le apetece compartir) y como nosotrxs no estamos seguros de hacia dónde queremos ir pues huimos y nos separamos por nuestra incapacidad de poner límites y el miedo a que nos aplasten. Podemos sentirnos abrumadxs por una demanda imaginada, por la fantasía de que vamos a perder la libertad o por la fantasía de que vamos a dañar al otrx.


También puedes hacer otra cosa: sentir mucho, enamorarte perdidamente y dejar de sentirte a ti: yo ya no existo, sin ti no soy nada, me muero si me dejas, como has podido hacerme esto….

Un poco la historia que se nos cuenta desde el amor romántico, un poco las historias de amor de la pelis, de las canciones. Yo siento algo y por miedo a que él otro no lo haga, me tiro encima y fantaseo con la tragedia del abandono y aún me pego más y más al otro y quiero controlar que no me va a abandonar, que no me va a doler.

Sí, la otra cara de la moneda vendría a ser el histrionismo emocional. Lanzarse al otro y perderse uno totalmente, “yo ya no soy sin el otrx”

Porque desde ahí tampoco hay vínculo, hay más una demanda y miedo a perder que un estar con el otrx.


Y ¿dónde está el punto medio? Yo diría que lo sano es sentir lo que uno sienta sin juzgarlo, me gusta alguien, quiero verlx, me dolerá si esa persona no me quiere ver, me hará feliz recibir sus mensajes o llamadas, me dejaré sentir la ternura, la excitacion, disfrutaré de un beso, de una caricia, del sexo…

Saber poner límites y hablar: si me siento excesivamente demandadx, lo digo, o si necesito no ver tanto a esa persona también lo digo y encontraremos un camino. Y un camino hablado siempre es menos doloroso que un camino de huida o abandono.

Y si siento miedo y me abruma la posible pérdida, también lo puedo poner sobre la mesa, o trabajarlo en terapia.



Nos va a doler

La vida duele



(texto de Roy Galán)

Haz que no parezca amor.

Que es lo que se lleva ahora.

Duelen tantas tripas en nombre de la libertad.

Tú dices libre y yo digo cobarde.

Cobarde todo aquel que no es capaz de comprometerse con el instante.

Cobarde todo aquel que no esté presente cuando el otro está desnudo y vulnerable.

Cobarde todo aquel que puso un límite desde el principio.

Yo es que no quiero nada serio.

Como si no fuera lo suficientemente serio estar dentro físicamente de otro ser humano.

Yo es que no creo en las etiquetas.

Como si ponerle nombre a las cosas fuera algo malo.

Yo es que busco pasar el rato.

Como si la vida fuera para siempre.

Hay algo tan neurótico en nuestra manera actual de relacionarnos.

Tan irrespetuoso con la vida.

Tan impaciente.

Y queremos más: más picante, más gorda, más grandes, más altos, más guapas, más fuertes, más delgadas.

Nos aburrimos porque no nos soportamos a nosotros mismos.

Porque no queremos que nadie nos conozca.


36 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo