Buscar
  • Rebeca Gomez

Más vale mal acompañadx que solx




Unx solo puede amar si tiene la libertad de poder irse.

(Hablo aquí del amor de pareja, los otros amores los dejamos para otro día.)

Solo puedes amar a alguien si, con total libertad, puedes dejar esa relación. Por ejemplo: si no tienes independencia económica no podrás dejar la relación porque de ella depende tu subsistencia.

Esta mañana leyendo sobre la soledad en el Fb de Jeff Foster pensaba que si tememos a la soledad y no queremos estar solxs por nada del mundo, ¿qué libertad tenemos de dejar nuestras relaciones?


La soledad la solemos vivir con terror, hacemos de todo para no sentirnos solxs. Desde ahí es muy difícil que contemos con la libertad para dejar una relación de pareja. ¿Qué es peor estar con esta persona a la que no quiero, con quien ya no me siento a gusto, con la que ya no hay complicidad o estar solx?


¡Lo peor del mundo mundial es estar en soledad! Más vale solo que mal acompañado, el refranero ya nos lo dice. Sabiduría popular. Y no es que haga falta estar mal acompañado ¿cuanto tiempo pasas con gente que en realidad no te aporta nada para no estar solx? Y cuanta energía se te va en ello.

Hay días, hay momentos, en los que se quiere compañía y cualquiera está bien, tampoco me voy a poner radical. Otra cosa es escoger una pareja o no dejar una relación por miedo a la soledad.

Mientras no amemos nuestra soledad no podremos escoger a una pareja desde la libertad. Si construimos desde la necesidad de no estar solo, crearemos una relación de dependencia donde la prioridad no es compartir sino tapar lo que no nos gusta de nosotrxs.


Al escoger desde el amor a la soledad estamos de verdad escogiendo, porque podríamos quedarnos solos sin problema y pese a eso decidimos estar y compartir con otra persona.


40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo