top of page
Buscar
  • Foto del escritorRebeca Gomez

Inútil y placentero

En este principio de año en el que nos planteamos objetivos para nuestro año, cosas que empezar, retos, nuevas rutinas.... ¿por qué no proponernos más espacios para el placer?



Creo que somos muches, entre las que me incluyo, a las que nos cuesta entregarnos al dolce far niente y a los placeres inútiles.

Echemos un ojo, ¿qué me gusta hacer? ¿qué me da placer? ¿en qué gasto o invierto mi tiempo libre? Muchas veces son cosas que tienen un propósito como el bricolaje, la cerámica, pintar cuadros, hacer ganchillo, leer libros... Mi tiempo libre lo paso poniéndome en forma, haciendo la vajilla o (incluso) limpiando y ordenando la casa.


Pero hacer cosas que simplemente nos aporten placer también es una manera de cuidarnos, de darnos mimos, de ser amables con nosotres. Sabemos que a veces el tiempo libre no es ilimitado y que queremos incluir en él cosas como la compra, cocinarnos para la semana o estar por los niñes o la pareja. Y es lícito. Como también lo es hacer nada o hacer cosas inútiles: pintar un cuadro que nunca colgarás por el simple placer de pintar y ver los colores, darte un masaje en los pies con aceite, una ducha larga y calentita, mirar la pared durante un rato, comprar barro y moldear por el simple placer de tocar barro... salir a caminar sin rumbo fijo y sin que me importe a donde voy o cuando voy a volver. Cosas que no tienen un propósito o una finalidad.


Porque de la otra manera la vida se convierte en un propósito, en un medio para llega a un fin y a veces nuestros días son sucesiones de tareas que nos llevan a otras tareas... voy a comprar para luego cocinar, para luego envasar y congelar, para luego hacerme la manicura, para luego planchar, para luego leer ese libro pendiente, para luego ver el capítulo que me toca hoy... para luego sacar al perro, para luego....

Mil tareas que no se acaban y que no dejan espacio al placer o si lo hay es de 5 a 6... enjaulado entre dos otras cosas...


Hay tiempo para todo, si queremos que así sea y damos una oportunidad a sentir que hay tiempo para todo. Me encanta esta frase: "la mejor forma de aprovechar el tiempo no es hacer la máxima cantidad de cosas en el mínimo tiempo, sino buscar el ritmo adecuado a cada cosa" Elogio de la lentitud de Carl Honoré


Así que te invito a que pongas el foco en dedicar el tiempo necesario y adecuado a cada cosa y entre esas cosas incluyas el placer, el juego y lo inútil.



7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page