top of page
Buscar
  • Foto del escritorRebeca Gomez

Eres más fuerte de lo que crees (¿seguro?)

Las frases motivadoras no son universales. No dudo que habrá personas a las que les venga bien escuchar que pueden más de lo que creen. Yo hoy vengo a hablar de las que no.



Con frecuencia me encuentro con personas que "pese" a tenerlo todo no son felices: tengo pareja, trabajo, familia... y mira, no me encuentro bien ¡y debería!

Con frecuencia son personas que no tienen tiempo de descansar, que juntan una actividad con otra, que pasan el fin de semana en reuniones sociales, actividades, además de la casa, la compra... los hijxs... Y la semana trabajando, el gimnasio, las extraescolares, las horas extras... y casi el único tiempo libre está asociado a scrolear o netflix o "espera que puedo acabar ese informe"

Por que ¿como no vas a poder salir con los amigues? ¿como nos vas a poder trabajar 40 horas si es lo normal? Y llega el finde y claro que tengo que salir a la montaña o ir a la fiesta de noséquien. Y si tienes la energía claro que puedes, pero si no la tienes no hay que poder con todo.

Cuando queremos poder con todo y en realidad no podemos sometemos a nuestro cuerpo a mucha tensión, física y emocional. Nos ponemos rígidxs para no sentir la incomodidad, para no escucharnos y no oir esa parte nuestra que nos dice que ya basta, que hay que descansar también. O esa parte que nos dice que "no me apetece ir al cumple, que prefiero ir sola a caminar"


Parar no es fácil. No lo es en una sociedad que no acompaña el descanso ni los ritmos propios. Todos estamos definidos por un mismo patrón y deberíamos poder hacer lo mismo, la diferencia se etiqueta con algo porque se sale de lo que debería ser normal. Está depre, o es un vago, no le gusta trabajar, tiene cansancio crónico, le gusta vivir de ayudas, es que claro ¡como se lo dan todo hecho!

Juzgamos a los demás igual que nos juzgamos a nosotres. El descanso es patológico, es perder el tiempo, es el demonio y quizás si te dejas caer ahí ya nunca más podrás salir.


Pero el descanso es necesario y forma parte de la vida. ¿Quien se inventó que vivir es hacer cosas y no descansar? ¿Acaso muero cuando hago la siesta o me tiro en la arena de la playa a ver el mar?

De hecho casi diría que cuando descanso y mi mente no está llena de estímulos y mi cuerpo está en modo seguro y tranquilo estoy viviendo más porque estoy sintiendo más. Si mi cuerpo y mi mente pueden relajarse es probable que entren otros estímulos y se despierte la creatividad y el placer. Es muy difícil sentir placer o estar creativa si tengo el cuerpo tenso y la cabeza a mil.


Otras cosas que pasan cuando me relajo es que pueden venir emociones incómodas. Que si no hago nada y me dejo estar aparezcan tristezas, rabias, incomodidades emocionales que están a raya cuando estoy ocupade. Y es por eso que a veces tenemos miedo al aburrimiento porque ahí todo es posible: lo creativo y lo incómodo, el placer y el dolor.





26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page